▲ Cerrar ▲

29 septiembre 2021

CURIOSIDADES SOBRE LOS GREMLINS...

Hace ya 37 años que se estrenó la primera película de esa bonita bola de peluche con grandes orejas cuyo merchandising se vendió como churros para niños, pero a los que  los padres nunca dejarían ver el largometraje hasta tener cierta edad y consciencia.

Y es que junto a los toques cómicos de humor negro, había cierta dosis de terror para ser un estreno dedicado al sector juvenil ( ya explicaremos porque tuvieron problemas con el sistema de calificaciones por edades) quizás no tan marcadas como lo que puedan soportar las generaciones de hoy en día, pero si macabras para la época. Seis años más tarde publicarían la segunda y última película hasta la fecha, que es más bien una especie de parodia de la primera, con tintes menos oscuros y con muchos gags humorísticos de por medio que, aunque muchos piensen que es mejor que la primera, terminó siendo un desastre en taquilla y quizás por ello a día de hoy no se han atrevido a sacar más secuelas para la gran pantalla.

Pero Gizmo todavía vende, quizás muchos no le conozcan por su nombre, pero identifican su figura en cuanto la ven, sigue teniendo ese mismo calado que tuvo en su estreno y muchas compañías de juguetes se han inspirado en él  para hacer algo que llame la atención a los más pequeños. Zach Galligan que interpretó a Billy, su mejor amigo en las dos entregas, lo tiene claro: "Gizmo es más adorable que Baby Yoda, mi amigo es más mono. Es más mullido, y creo que lo mullido es adorable. Baby Grogu parece como si le hubieran afeitado, o quizá no tiene pelo."  Y es que de alguna forma Grogu ocupa ese sitio en la actualidad de lo que llegó a ser el Mogway. Se espera pronto su serie animada y, si sigue siendo un éxito, que nadie dude que alguien terminará la trilogía.

¿Queréis que repasemos su historia?, pues os dejo leyendo...

1. EL PROYECTO CINEMATOGRÁFICO

La conjunción de dos ideas muy diferenciadas son las culpables de la trama principal: por un lado estaba recuperar un clásico navideño de la década de los cincuenta, donde se estrenaban  varios largometrajes con cierta inspiración  en el miedo y estas fiestas y por el otro la idea de introducir en ella un monstruo mitológico de la cultura inglesa del s.XV.

Los británicos llamaban gremlins a diablos malévolos capaces de acabar con todo tipo de maquinaria  y estropear todo lo que encontrasen a su paso. Este ser se hizo muy presente durante la Segunda Guerra Mundial cuando se produjeron diferentes accidentes aéreos sin ataques previos del enemigo y la Royal Air Force empezó a culpar de ello a gremlins. El escritor de  cuentos Roald Dahl, de ascendencia noruega pero ciudadano inglés, no dudó a la hora de recoger el guante y reavivar gracias a los aviadores las viejas historias de estos diablillos destinados a estropear en este caso el interior de los vehículos de guerra aéreos en su libro "Los Gremlins" (1943)

En la propia película el personaje de Murray Futterman, es el encargado de hablarnos sobre estos seres mitológicos bastante antes de desencadenar los escabrosos sucesos en la ciudad. Desde un tono que hoy en día podríamos calificar de racista o xenófobo, se nos muestra a un hombre que crítica todo lo que no es norteamericano, empezando por el coche del protagonista y terminando por los arreglos de una avería en su tractor cuyas piezas tienen que importar las piezas de otro país. Su teoría es que nunca hay que fiarse de las cosas que no sean norteamericanas porque los extranjeros, con el fin de boicotear el país meten a gremlins en sus maquinarias y piezas. Este argumento demuestra al espectador dos cosas: la primera hacerle partícipe de algún modo en saber lo que va a ocurrir como si se tratase de un preludio y reafirma a la hora de la inspiración en el guión, cuando no sabía ni siquiera que forma iban a tener los Mogway.

Otra cosa interesante es esa idea intrínseca que el ser humano es el causante de cargarse tanto la naturaleza como a los animales que habitan en ella, al ser egoísta y no centrarse en cumplir unas reglas básicas para que reine la paz y armonía.

Steven Spielberg estaba en su época más "oscura" tanto en la producción como en la dirección, en búsqueda del sobresalto del espectador dejándonos títulos ilustres en esos años como: Poltergeist (1982), Twilight zone (1983), Indiana Jones en el Templo Maldito (1984). En ese sentido quería que fuera la película y la primera opción para la dirección queriendo que un joven Tim Burton la dirigiese tras ver lo que podía hacer con sus cortos. Fue su entonces inexperiencia en largometrajes lo que le privó de semejante proyecto que probablemente le hubiera venido como anillo al dedo, en detrimento de Joe Dante con el que había trabajado en Twilight Zone y ya tenía en su bagaje películas de miedo como Piraña (1978) o The Howling ("Aullidos", 1981). Esa apuesta terminó siendo un auténtico éxito al convertirse en la cuarta película más taquillera del año tras Superdetective en Hollywood, Indiana Jones en el Templo Maldito y Cazafantasmas, curiosamente esta última es una de las favoritas de Spielberg y concuerda con ese dueto entre humor y terror moderado que estaba buscando en ese tiempo.

Un truco para ganar espectadores fue no mostrar a ninguna de las criaturas en los trailers y en los posters de la película, así sólo sabrían como eran al verla.

El único pero de Gremlins es que mucha gente la quiso relacionar con E.T., más si cabe cuando hay varios easter eggs dentro del film que nos hacen recordar al tierno extraterrestre como por ejemplo que las primeras palabras que vemos pronunciar a los hijos de Gizmo, son las míticas: "Mi casa, teléfono" cuando el protagonista llama a su hogar a sabiendas que su madre puede estar en peligro y Stripe en un momento determinado se esconde entre diferentes peluches siendo tapado precisamente por uno del extraterrestre. La crítica se dio cuenta de este hecho y así lo dejaron reflejado: Gremlins fue aclamada como otra E.T. No lo es. Pertenece a una tradición diferente. En un nivel de crítica seria, es una meditación acerca de nuestras películas: Navidad, familias, monstruos, tiendas, cine... En el nivel más desenfadado (popular) es una película sofisticada, inteligente como las de serie B, en la que los monstruos no solo devoran una indefensa ciudad sino también muchos clichés. No vayas a verla si aún crees en Santa Claus.

2. GIZMO

Este pequeño ser pertenece a la especie mogway, una palabra que proviene del folclore chino y que se puede traducir  como "espíritu maligno" o "demonio". La historia de estos seres en la tradición asiática ya nos dice que son seres pequeños, sin una apariencia concreta, que se reproducen con el agua de lluvia produciendo una numerosa estirpe ya que ésta les incrementa la lujuria... ¿os suena de algo?. El señor Wing lo tiene su tienda, pero es lo único que se niega a vender, sabiendo los peligros que puede entrañar un mal cuidado de dicho animal, pero Rand Peltzer, se encariña al descubrirlo cantar y piensa que es el mejor regalo de navidad que puede dar a su hijo. Es el nieto de Wing, al saber que su abuelo está necesitado de dinero, quien no duda en vendérselo a Rand a espaldas de su abuelo, no sin antes advertirle de lo especial que es en su cuidado, obligándole a cumplir las tres reglas básicas:

1. No exponerle a las luces brillantes porque lo lastiman, y no debe recibir luz del sol, ya que lo mataría.

2. Jamás darle de beber agua y mucho menos mojarlo.

3. Y más importante: nunca alimentarle después de la medianoche.

Ni que decir tiene que todas terminan quebrantándose en ambas películas protagonizadas por él.

El nombre de Gizmo se lo pone el propio Rand, ya que atiende por ese nombre y no duda en regalárselo a su hijo el día antes de Navidad, pensando que ya es un adulto responsable y es capaz  de tener más mascotas que su propio perro, al que como vemos no es capaz de controlar…

Se conoce también que si se respetan esas tres normas, los mogway tienen una edad imperecedera, conservando su estado y forma a lo largo de los siglos. Esto les hace inmortales a causas naturales, salvo si no se cumple la primera regla o alguien le matase intencionadamente.

Los mogways no suelen ser como Gizmo, su carácter es mucho más nervioso y suelen ser propensos a las trastadas, además de no hacer ni caso a sus cuidadores. No se sabe a ciencia cierta si lo hacen a posta o no, pero son propensos a su evolución natural a Gremlins, por su instinto voraz pasada la medianoche.

¿Qué pasa si se quebrantan las reglas básicas de sus cuidados?

Se sabe que una luz brillante les atonta, dejándoles medio groguis momentáneamente y  la luz directa del sol  les termina matando, es por ello que su hábitat natural son lugares oscuros y de poca luz, aunque podemos observar que eso no les hace ser nocturnos, ya que Gizmo y los demás mogways en el primer largometraje duermen de noche.

El agua produce en ellos un efecto reproductor, brotando de sus espaldas varias bolas de pelo que en pocos minutos se transformaran en mogway teniendo la misma estatura y peso que Gizmo. La cantidad de agua que haya estado en contacto con ellos determinará cuantos nuevos nacimientos se producen, como ya hemos visto esta regla proviene de la historia china al igual que el nombre de estos animales.

Comer después de la medianoche, produce que los mogways evolucionen en gremlins después de permanecer durante 13 horas dentro de una crisálida.

STRIPE, LÍDER DE LOS GREMLINS

Los gremlins tienen aspecto reptiliano debido a su color verde y la pérdida completa de pelo en el cuerpo, si bien alguno como Stripe  (Raya, nombre del villano jefe de la primera película) puede conservar pelo en la cabeza, lo que permite al espectador diferenciarlo del resto, miden mucho más que sus anteriores versiones, lo que les hace ser mucho más fuertes que ellos, además de evolucionar su agresividad y las ganas de hacer daño a todo lo que se ponga en su camino.

La voz de los mogways eran las del actor y comediante Howie Mandel, que ha aprovechado multitud de monólogos hasta la actualidad pra hacerles una breve imitación de Gizmo y los demás y el tierno aspecto de Gizmo está basado en el perro de Spielberg que era un beagle.

3. GREMLINS 2: LA NUEVA GENERACIÓN

Debido al gran éxito de la primera película, que se estrenase una segunda parte era cuestión de tiempo, pero a diferencia de la original, esta es mucho más satírica y parodia que la primera que tiene tintes más oscuros e inquietantes. Joe Dante repitió como director dejando claro que le gustaba más su nuevo trabajo que el original, al cual no dejó muy bien parado aludiendo que no entendía que con la trama que tenía tuviese tanto éxito.

Un hecho muy curioso que diga eso pasados los años, porque en un principio se negó a ser el director en la secuela alegando que la original no necesitaba una segunda parte.

La segunda película sí que apostó fuerte por los efectos especiales contratando a Rick Baker, ganador de un Oscar por su trabajo en Un hombre lobo americano en Londres, fue otro de los que en un principio no quería coger el puesto, porque vio que en la primera película Chris Walas (que había rechazado estar en la segunda parte para trabajar en  La mosca 2, mientras que Columbus no pudo repetir con el guión al estar rodando Solo en casa, siendo sustituido por Charles S. Haas) ya creó todo el trabajo con los muñecos animatrónicos, pero le convencieron teniendo total libertad para la apariencia de otros mogways e incluso le diera un nuevo aspecto a Gizmo, que es el que nos viene a la mente cuando pensamos en él o en el que se basa el merchandising desde entonces. Además tenía vía libre para usar efectos especiales con ordenador, de los cuales salieron ideas como el murciélago y la araña gremlin. Todos recordamos a nuestro mogway preferido convertido en Rambo para poder huir de el caos tras ver la tercera película por la tele, producción pidió permiso al propio Sylvester Stallone para poder parodiarle y Sly aceptó encantado.

La trama se basa en la muerte del Señor Ming, dueño de Gizmo y la adquisición de su tienda por parte del millonario Daniel Clamp, una caricatura de Donald Trump, que posee el hotel más moderno de Nueva York. El mogway se escapa de la tienda al ver que su dueño ya no está y es capturado por un científico loco residente en el hotel, cuyas intenciones es experimentar con la criatura y conseguir de alguna manera sacar provecho aunque muera. Obviamente se acaba reproduciendo, antes que Billy se entere que está en el edificio y lo recate y por supuesto los nuevos mogways liderados por Mohawk (una versión nueva que recuerda mucho a Stripe) terminan convirtiéndose en Gremlins apoderándose primero del laboratorio de experimentación y posteriormente tras beberse sucesivos brebajes, convirtiéndose en mutaciones de ellos mismos (los animales antes comentados, un intelectual, uno eléctrico, e incluso uno termina cambiando de sexo siendo la primera gremlin), se hacen con el hotel entero tras multiplicarse.

MOHAWK, EL NUEVO MALO

El guión y lo que el espectador siente al ver un film es un sinsentido de principio a fin, siendo muchas veces los protagonistas los que atraviesan la cuarta pared, haciendo ver que los Gremlins además del edificio se han apropiado del propio largometraje (lo que hizo que a muchos videoclubs se les devolviera la cinta pensando que estaba estropeada y teniendo que editar y superponer esta escena para que los espectadores no las devolvieran sin verla), haciéndonos sentir de algún modo que todo lo que estamos viendo es muy subjetivo o una sucesión de gags cómicos inconexos con muchas referencias a otras películas (parece a veces que hay demasiada publicidad en vez de centrarse en el film). 

Obviamente este experimento tan anárquico a la hora de rodar, no dejó indiferente a nadie, pensando muchos que lo que acababan de ver era algo genial e innovador y otros que era la peor película del mundo. Esto provocó su batacazo en taquilla, pero con el paso de los años, los fans de estos monstruitos disfrutan más viendo la segunda parte que la primera. Otra cosa que perjudicó la taquilla fueron las decisiones del propio Spielberg, que cortó muchas escenas al creer que era demasiado larga de duración y que la gente terminaría saturada de ver a los malvados monstruitos hacer todo el rato lo mismo, provocando aburrimiento o cansando a los espectadores.  

Pese a ello la película fue nominada a varios premios Saturn (mejor director, mejor película de fantasía, mejor música, y mejores efectos especiales) y John Glover y Robert Picardo fueron nominados en la categoría de mejor actor secundario. Y en el 2009, la revista Empire la colocó en el puesto 33 de las 50 mejores secuelas de la historia del cine.

4. CURIOSIDADES DE LAS PELÍCULAS

EL PRODUCTOR APARECE EN LA ORIGINAL
Steven Spielberg consiguió en 1984 cambiar el Sistema de calificación por edades que existía hasta entonces en Estados Unidos creando el P.G.13 cuando antes no había esta edad intermedia era para todos los públicos (P.G.) o para mayores de 17 años (R), la culpa de este cambio es debido a dos películas que tienen que ver con el Indiana Jones en el Templo Maldito y Gremlins, eso sí, para conseguir que esta última pasara el corte debió suprimir escenas explícitas de la películas, ya que la madre del protagonista moría decapitada en casa por Stripe y su pandilla al igual que su perro. Desde entonces se empezó a valorar a que edades se puede ver cada largometraje, habiendo más subdivisiones dentro de los parámetros de los menores de edad.

Fue estrenada el mismo día que los Cazafantasmas, curiosamente dos largometrajes que se convirtieron en films de culto y que combinan el humor con toques de terror. Algo parecido le ocurrió a Gremlins 2, fue estrenada el mismo día que otro blockbuster Dick Tracy y en ambas las películas de nuestro post salieron malparadas: Cazafantasmas recaudó 291 millones frente a los 153 de la película original y Dick Tracy  recaudó 162 millones frente a los 41 de la segunda parte. Esto no quiere decir que ambas fueran un fiasco fue un cara y cruz, la primera película costó 11 millones  y multiplicó por 14 la inversión, mientras que Gremlins 2 pinchó estrepitosamente pues costó 50 millones y generó 9 menos, pero compensó los ingresos con la venta y alquiler en video clubs y Warner Bross lo hizo a posta a la hora de hacerla coincidir con Dick Tracy con la idea de robarle espectadores y que no superará el record que poseía Batman en ese momento, cosa que consiguieron.

La película conformó nuevo género cinematográfico que abrió la puerta a muchos films de trama similar como las sagas de Critters, Ghoulies, o Leprechaun, y cintas como Munchies (1987), Troll (1986), Hobgoblins (1988) o Evil Toons (1992).

Gizmo en un principio iba a ser el líder de los gremlins malvados convirtiéndose en Stripe, pero después los guionistas se lo pensaron mejor al ver el muñeco animatrónico del mogway y creyeron que la gente le iba a coger mucho cariño y que vendería mucho más si era el bueno, siendo repudiado por el resto.

Hablando de animatrónicos, todas las criaturas de un lado y de otro son muñecos de este tipo, valorados cada uno entre 30.000 y 40.000 dólares de la época, huyendo de los efectos especiales hechos por ordenador e intentando que el largometraje pareciese lo más real posible. De hecho el actor Zach Galligan que interpreta a Billy, el protagonista, cuando abrió la caja y se encontró a Gizmo llegó a pensar que era un animal real y su compañera Phoebe Cates llegó a tener pesadillas con las marionetas tras rodar la escena del bar. Se dice que a la salida de los estudios, todos los que grababan ese día tenían que someter sus coches a una inspección rutinaria para comprobar que no se llevaban ninguno de ellos y que eran tan difíciles de manejar que una sola escena podía costar dos horas de grabación, eso sin editar los errores que son presentes en todo el largometraje.

Si los animatrónicos de la original fueron increíbles los empleados en la segunda fueron aún mejores, en la escena en que los gremlins liberan a los animales de los laboratorios, unos monos amaestrados se rehusaron a salir de las jaulas pese a las indicaciones de sus cuidadores porque sentían miedo de las marionetas, ya que estos podían caminar, bailar e incluso gesticular de múltiples formas .

Al año siguiente de la primera película otra producción de Steven Spielberg aprovechó los decorados del pueblo de Kingston Falls, donde se desarrolla la trama. Este largometraje fue: Regreso al futuro, el pueblo de Marty McFly y Doc es el mismo que había arrasado un año antes unas malvadas criaturas, sólo que ahora se llama Hill Valley y está en California.

Las espadas que se caen continuamente cada vez que alguien abre la puerta de casa de los Peltzer, las volveríamos a ver años después a finales de los noventa en la segunda temporada de la serie Buffy Cazavampiros. Su director Joss Whedon es tan friki que no dudo en conseguirlas para la lucha final entre Buffy y Angel portando ambos una de ellas.

Hay varios guiños a otras películas tanto en la original como en la segunda parte, siendo mucho más evidentes en la nueva. En la primera, además del comentado de E.T. el extraterrestre, hay otro en forma de cartel en el cine donde los gremlins se reúnen a ver la película de Blancanieves y los siete enanitos en forma de cartel con el título "A boy's Life", acompañado  de otros dos donde se leen "Watch the skies" que hace referencia a Encuentros en la tercera fase y "En los límites de la realidad" que fue un largometraje donde participaron tanto Joe Dante como Spielberg grabando ciertas escenas. Otro guiño claro es a la película de terror La matanza de Texas o a la bruja del Este del Mago de Oz.

En la segunda parte hay muchos más guiños a películas y series como: Octaman, La familia Monster, Rambo 3, Looney Tunes, El profesor chiflado, varios films del oeste protagonizados por John Wayne, Furia de Titanes, Of mice and men, Tarantula, The beast from 20000 fathoms, Inner Space de Joe Dante, King Kong, Batman, La familia Addams, Dames, Star Treck, El joven Sherlock Holmes

Existen muchos cameos en la segunda cinta como por ejemplo los de Jerry Goldsmith, John Astin, Bubba Smith, el ex jugador de la NFL Dick Butkus o Hulk Hogan, que termina obligando a los Gremlins a que reanuden la película en el cine después de haberla interrumpido, pero el más sonado es el del crítico de cine Leonard Maltin que no dudó en hacer añicos la original intentando que nadie la viese, sorprendiendo a propios y extraños autoparodiándose en la segunda con una crítica destructiva del film hasta que los Gremlins lo secuestran sin saber que pasa con él.

La original fue la primera película con el logotipo de la productora Amblin Entertainment, propiedad de Spielberg, su nombre viene de un cortometraje que le catapultó a la gran pantalla, que fue fundad en 1981 y que ya contaba con dos films en su haber Continental Divide y E.T. el extraterrestre. Y hablando de la productora y los Gremlins como película, Steven quedó tan contento con el trabajo del guionista Chris Columbus que no dudo en producir las dos películas que iba a hacer al año siguiente Los Goonies y El secreto de la Pirámide.

Cuando el caos llega al hotel en la segunda película y temen una invasión de las criaturas, se muestra un vídeo de noticias en la que los presentadores hablan de la llegada del fin del mundo. Este vídeo es real y a día de hoy en Estados Unidos seguirán teniendo uno mucho más actual, pero están preparados por si algo de gran poder destructivo pone en peligro el planeta, emitirlo por televisión.

5. EL MERCHANDISING

Lo más productivo de estas películas no fue la recaudación en los cines, como hemos visto la segunda empezó a ser un poco rentable cuando llegó al videoclub, sino todos los productos que la gente podía adquirir referentes a las películas que, con el paso de los años se han seguido vendiendo de manera ininterrumpida.

Y es que las nuevas generaciones seguramente no sepan donde salía Gizmo, pero desde muy pequeños identifican el peluche como tal. A las tipicas tazas, camisetas, gorras, llaveros y demás todos estos años después han seguido vendiendo su producto estrella el mogway protagonista  ya sea en figura de acción a peluches en formato bola, bailarín o incluso con melodías a muñecos mogway con voz y movimiento. A día de hoy la marca de juguetes Neca o los conocidos Funkos tienen entre su gama figuras de dichos largometrajes.

Poco después de estrenarse la original en el cine en 1984, pegaron también su salto a los ordenadores de la época con el título “Gremlins” en la Atari 2600, nos convertíamos en Billy con la misión de matar a Stripe y sus esbirros, mientras ibamos liberando los mohawks. Otras versiones peores fueron las de “Gremlins: The adventure” para Dos y C64 donde había más texto que gráficos.

Con la segunda, la cosa mejoró bastante habiendo llegado ya las consolas de 8 bits a los hogares siendo “Gremlins la nueva generación” de la NES el primer título que salió en los 90, algún mes antes de hacerlo en la portátil de Nintendo, la Game Boy bajo el mismo título, siendo un juego de rol y de acción muy adictivo donde manejábamos a Gizmo, se hicieron otras versiones de plataforma para ordenador en formatos Amiga, C64 y Dos.

Algún añito después saldría para las recreativas el título “Gremlins: Stripe vs Gizmo” donde manejábamos al segundo en modo beat’em’up y plataformero recorriendo la ciudad matando a los familiares malos con una linterna hasta encontrarnos con el adversario final.

En 2011 se publicaría “Gremlins: Gizmo” para la Nintendo DS y Wii, dedicada para edades infantiles pues su jugabilidad y dificultad eran casi nulas, calificándolo los chavales como muy malo.

Desde hace años también se especulaba con una serie animada sobre estos divertidos seres que alf inal parece que iba a ser realidad este mismo año si no se retrasa por culpa de la pandemia. HBO Max tiene en ciernes “Gremlins: los secretos de los Mogwai” que nos llevará al pasado cuando el Señor Ming apenas contaba con diez años de edad y tiene conocimiento de la existencia de estos animales.

Y como siempre está sobre la mesa concluir la trilogía, algo que cada dierto tiempo se especula pero que al final nunca llega, mientras hemos podido verles en diferentes comerciales como el de Snickers en el 2013 donde aparece Stripe o el que éste 2021 la marca de bebidas estadounidense Mountain Dew, en su versión Zero Sugar, volvía a unir a Billy y a Gizmo, bebiendo este último el producto de la marca e instantáneamente empezando a expulsar bolitas de pelo…

2 comentarios :

  1. Hola Edu. Y yo que pensaba que todo terminaba con la segunda parte, pero veo que hay toda una cultura Gizmo entre siguientes generaciones hasta hoy. Para mí la primera peli tiene tintes románticos y nostálgicos. UN saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa, yo creo que fue una saga inconclusa y que nadie entendió que no continuara y ha terminado como algo icónico que pasa de generación en generación. Quizás las nuevas genereaciones no sepan quien es Gizmo por el nombre pero les enseñas la criatura y te dicen que lo conocen e incluso lo ubican en la película Gremlins. Por otro lado, ya conoces el dicho que la moda es un saco roto, y cuando ya no saben por donde salir tiran de otras épocas y de cosas que triunfaron para sacarlas adelante. Yo creo que Gremlins como tal es una fábrica de hacer dinero en merchandising y que tarde o temprano le volverán a sacar partido. Un saludo

      Eliminar