▲ Cerrar ▲

11 julio 2018

LOS 10 DISCOS CON MAYORES VENTAS DE LA HISTORIA

¿Os habéis preguntado alguna vez si tenéis por casa alguno de los discos más vendidos de la historia?

Pues con la entrada de las carátulas tuve una conversación en Twitter con un colega que además de saber de basket, tiene muy buen gusto musical y hablamos de algunos de estos discos y es curioso… tengo la mayoría, o si no los tengo ya en mi poder los he tenido y escuchado.

Si, quizás es una entrada más “random” de lo que os tengo acostumbrados, pero no me he podido reprimir, me ha picado la curiosidad y, si bien es cierto, que algunos ya conocía que estaban en esta lista, no sabía sus posiciones en la misma, y otros me han sorprendido por inesperados.

Como pasa en estos casos, las estimaciones son un poco a ojo de buen cubero, porque muchos de ellos llevan vendiéndose durante décadas en muchos puntos del mundo, por lo que es difícil a veces cuantificar el número de ventas y se suelen hace medias “a ojo de buen cubero” entre los discos que se han fabricado y el porcentaje de ellos que se cree haber vendido.  Así se ha hecho siempre a la hora de darles discos de oro, platino, etc.

Terminando el preludio, comencemos con la lista:

10) LED ZEPPELIN “LED ZEPPELIN IV” (1971). VENTAS ESTIMADAS 32-37 MILLONES.

En el número 10 tenemos a uno de los grupos creadores del heavy metal que, a su cuarto álbum, no le pusieron título pasando a la historia como “Led Zeppelin IV”, aunque la gente también lo conoce como: “Zoso”, “Runes”, “Four symbols” (todos ellos por los extraños símbolos de la portada que simbolizaban a los componentes del grupo) o “Untitled”.

La banda liderada por Robert plan y Jimmy Page no acertaron de cara a sus fans con el anterior disco, mucho menos duro que el segundo y esperaban de ellos que este disco fuera sobre todo cañero.

Así que decidieron meter el virtuosismo de Page a la guitarra como santo y seña del disco, dando en el clavo con “Stairway to Heaven”, considerado por los críticos el mejor solo de la historia y cuya letra era la única aparecida en la funda del disco. Muchos se quedan sólo con esa canción, pero quiero resaltar mucho el inicio del disco con la poderosa “Black dog” seguida de “Rock’n’roll”.

¿Queríais caña? ¡Pues la vais a tener!

Opinión personal: Adoro a Led Zeppelin por ser pioneros en este tipo de música y por no cansarse de innovar nunca. Mi devoción por Page no está a la altura de la de Brian May pero le tengo muy en cuenta por su manera de tocar y porque, gracias a él se creo un hervidero de guitarristas durante décadas que admiten que su música está influenciada en Jimmy.

A mí me gusta más su segundo disco, pero entiendo que la escalera al cielo tira mucho y que los fans demandaban algo así y el grupo los escuchó.



9) SHANIA TWAIN “COME ON OVER” (1997). VENTAS ESTIMADAS 39-40 MILLONES

Eillen Regina Edwards, su nombre original, está más acorde con el tipo de música que canta, el country, pero ella prefirió darse a conocer como Shania Twain.

Su segundo disco “The woman in me” (1995) la dio a conocer a nivel mundial, pero aún faltaba el espaldarazo definitivo. Y si una mujer de Canadá es capaz de hacernos escuchar country actualizado y que encima nos guste, es que algo debe de tener…

Decir que en la portada me parecía cuando salió, una de las mujeres más hermosas que había visto en mi vida y con el “Man, I feel like a woman” nos tenía encandilados, pero después, pero el disco canción por canción, no le va a la zaga, vamos que no fue un “one hit disc” tan acostumbrados del segundo lustro de los 90.

“You’re still the one” es una de las baladas más preciosas que he escuchado (también la canción más conocida del álbum) y “Come on over” me parece que tiene su encanto, todo ello mezclado con otras canciones que sonaban frescas y diferentes, no centrándose en un estilo concreto y a su vez recordándonos a los cowboys del Oeste.

Es otro de los discos que tengo en casa, no entiendo muy bien como llegó a romper tan fuerte en ventas, como digo, suena muy bien, pero no para estar en el top ten de la historia de la música.



8) ANDREW LLOYD WEBBER “EL FANTASMA DE LA OPERA” (1986). VENTAS ESTIMADAS 40 MILLONES

Su inclusión en el top ten me tiene descolocado, pero a la vez es entendible al juntar la música de Lloyd Webber con la majestuosa voz de Sarah Brightman, que llegó a ser super famosa gracias a esta obra.

Es curioso que la B.S.O de un musical lo rompa tanto, pero recordemos que Andrew ya había conseguido algo parecido con “Jesucristo Superstar” o con “Cats” y es que, en cuestión de musicales, traten de lo que traten, tiene la fórmula precisa para hacer composiciones que triunfen.

Lo siento por Michael Crawford, cuya voz para el Fantasma, siempre será icónica, pero es que lo de Sarah Brightman se lleva la palma. Cuando me hablan de voces líricas femeninas, puedo decir unas cuantas, de hecho, hice un post sobre ello, pero si antes he hablado del camino que abrió Page con la guitarra eléctrica, algo parecido hizo Sarah con este estilo y continuó con sus discos en solitario.

No he escuchado voz tan perfecta como la de ella, incluso si me dicen que la del “Quinto elemento” es algo único e irrepetible, simplemente creo que Sarah lo hubiera hecho mejor, porque está por encima del bien y del mal en lírico femenino… ¡a callar María Callas!, vale, igual me he pasado desprestigiando a esta artista, pero es que Sarah, es otro nivel…



7) BEE GEES “SATURDAY NIGHT FEVER” (1977). VENTAS ESTIMADAS 40 MILLONES

Nunca entenderé que les pasó a las generaciones anteriores para hacer triunfar a John Travolta con dos películas sumamente malas como “Grease” y “Fiebre del sábado noche”. Si bien la primera lo puedo entender con ese estilo de los 50 americano y canciones pegadizas (lo de la trama da para post comparándola con canciones de reggaetón), la segunda es infumable, casi tanto como el propio Tony Manero.

Para más inri, los Bee Gees, acostumbrados a hacer música para surferos, se ponen a hacer temas discotequeros con ese falsete aprovechado hasta la “extenuada” en todas sus canciones, funciona para que Travolta dispare con su dedo índice hacia el cielo y la gente siga sus pasos.

Y ahí estamos con el “Stayin’alive”  esperando que nos caiga el donut en el dedo índice, le decimos al dj que ponga el “How deep is your love” para derretir a la chati o damos todo lo que nos queda con el “Night Fever” y mientras escribo este párrafo, creo pensar que lo más parecido en España a algo similar es el estilo de vida del Fary, con su carro guapo, sus patillas, sus camisas abiertas con esos cuellos inacabables y ese tufillo de latin lover...

Bien, no soy fan de la película, tampoco mucho de los Bee Gees, pero obviamente el disco triunfó porque la película marcó una época.



6) FLEETWOOD MAC “RUMORS” (1977). VENTAS ESTIMADAS 40 MILLONES

Otro disco que me llama mucho la atención que esté dentro del top 10. He de reconocer que Fleetwood Mac me encanta, pero no entiendo como "Rumours" pudo llegar a ser tan codiciado e incluso ganar el premio Grammy al álbum del año.

Número uno en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Países Bajos, Nueva Zelanda, Australia y Austria.

El grupo fiel a su estilo tiene diferentes cantantes “Dreams” (Stevie Nicks), “Don´t stop” (Christine McVie, himno de Bill Clinton para unas elecciones) o “Go your own way” (Lindsey Buckingham) son tres claros ejemplos que la diversidad también gusta a la gente.

Un ejemplo de constancia, pues es su undécimo álbum el que más éxitos le ha dado a esta banda estadounidense curtida en mil y una batallas que aún siguen en activo



5) EAGLES “GREATEST HITS 71-75” (1976). VENTAS ESTIMADAS 42 MILLONES

Y llegamos a una de las injusticias de la lista, no por el grupo, porque me encantan, sino por el formato.

Soy de los que piensa que esta clase de listas deberían ser de discos de estudio u obras, pero no de recopilaciones, porque un “grandes éxitos” que recoge las mejores canciones de sus cuatro anteriores discos es como un atleta superdopado. No se juega con las mismas reglas que los demás y se recoge directamente lo mejor de lo mejor de todo tu trabajo.

Así y sólo así se entiende que sea el disco con mayor número de ventas en la historia de Estados Unidos durante muchos años hasta que logró ser desbancado por el primero de esta lista.

Canciones como “Take it easy” del primer disco o “Tequila sunrise” de Desperado son las que más llaman la atención, aunque al menos incluyeron un tema inédito en los álbumes que también se llamaba “Desperado”.

Para hacernos una idea 1976 fue el año de Eagles sacando a la venta estos grandes éxitos y su quinto álbum el afamado “Hotel California” (95º álbum más importante en la historia de la música) que hasta la fecha ha llegado a vender 32 millones de copias, 10 menos que este álbum recopilatorio, ocupando la decimoquinta posición de esta lista.

Creo que ese debería ser atendido como su disco más vendido, sin contar los recopilatorios a los que sigo sin considerar como discos de estudio, porque desechan lo malo y se quedan exclusivamente con lo mejor de tu carrera, ergo dejan de ser originales.



4) B.S.O “EL GUARDAESPALDAS” (1992). VENTAS ESTIMADAS ENTRE 42 Y 45 MILLONES

Pienso que a Whitney Houston le timaron a la hora de firmar el acuerdo para la película y para la banda sonora de la misma.
El Guardaespaldas fue un pelotazo en su día no por Kevin Costner o el argumento típico de machoman salvando a damisela en apuros (en este caso divaza) que se termina enamorando de él con final lacrimoso porque la pareja se separa rollo “Casablanca” incluyendo avión por medio.

Lo fue por la voz de Whitney, que dejó a todos patidifusos y con la duda, finalmente resuelta sobre los escenarios, sobre si había sido retocada para la película o simplemente si cualquier ser humano podía llegar a tener semejantes pulmones y vozarrón.

Cinco canciones son su aporte a esta banda sonora: “I have nothing”, “Queen of the night”, “I’m every woman”, “Run to you” y la inolvidable “I will always love you” escrita por Dolly Parton…

El resto de la banda sonora tiene sus alicientes: Kenny G, Lisa Stanfield o Joe Cocker por poner unos ejemplos, pero pensar que Whitney no sacó provecho para lanzar un disco con esas canciones, es equivalente a verte fajos de billetes de 500€ a una incineradora.

Quiero recordar la vida y obra de Houston a través de esta película y Banda Sonora y no por lo ocurrido en sus últimos años de su vida, con drogas, casi malviviendo en la calle, recaída que la llevo a la muerte y posterior desgracia de su hija que no pudo superar lo ocurrido a su madre. Whitney siempre ha sido y será la del Guardaespaldas y viéndola en aquella época sobre el escenario, no se como no se les ocurrió a los guionistas invertir el desarrollo de la película, salvando ella a Costner y, si se tercia, hasta llevarle en volandas agarrándole con sus brazos. Esa mujer y su voz imponía dentro y fuera de la gran pantalla.



3) PINK FLOYD: “DARK SIDE OF THE MOON” (1973). VENTAS ESTIMADAS 45 MILLONES

Antes de entrar en materia, quería hacer un apunte sobre la carátula de este disco, la cual físicamente sería imposible de crear. La idea que un rayo de luz pase a través de un prisma (supuestamente de cristal) y refleje un perfecto arcoíris es imposible, a lo sumo conseguiremos ver una amalgama de colores difusos que, si consiguiéramos separarlos, formarían esa paleta de colores, pero el ojo humano es incapaz de dividirlo per sé.

Otra anécdota que tiene que ver con este álbum es la que se conoce como la teoría del “Dark Side of the Rainbow” aparecida en 1994 y que nos habla de una sincronización total entre la música del disco y la película de 1939 el Mago de Oz. Vamos, si pones la película y la primera pista a la vez, consigues que los personajes de la película y las acciones estén sincronizados milimétricamente con lo que estamos escuchando.

Sea verdad o no, leeréis argumentos en ambos sentidos, “Dark Side of the Moon”, octavo álbum de la banda supone un antes y un después en el estilo de la música, todo encaja perfectamente, incluso los sintetizadores que no eran muy bien vistos por aquel entonces porque quitaban parte del sonido genuino.

La mejor definición de lo que supuso el álbum la dio Roger Waters con estas declaraciones: 

“Cuando se terminó el álbum me llevé una copia a casa y se la puse a mi mujer. Recuerdo que comenzó a llorar cuando acabó. Y pensé, «esto obviamente ha tocado una fibra sensible de alguna manera» y me sentí bastante satisfecho. Sabes cuando has hecho algo, ciertamente si has creado una pieza musical, lo oyes con oídos nuevos cuando se la pones a otra persona. Y en ese punto pensé para mí, ¡Guau!, esto es un trabajo bastante completo», y tuve confianza en que la gente respondería”.

No podría destacar ninguna canción en particular, tomaría el álbum entero como un concepto a escuchar de principio a fin, cosa que no me suele ocurrir en demasiadas ocasiones, pero pienso que hablar de algún tema en particular es como quitar una pata a una mesa, dejas cojo todo lo demás. Es un disco que siempre lo aconsejo escuchar de esa forma.

Personalmente, y que los fans de la banda no me maten, lo que más me gusta de Pink Floyd es su álbum “The Wall” que en cierta manera está muy ligado a mí por cuestión de números.


2) AC/DC: “BACK IN BLACK” (1980). VENTAS ESTIMADAS ENTRE 40 Y 50 MILLONES

Si preguntaran a que suena Ac/Dc, algunos dirían que a “Highway to hell” otros a “Thunderstruck” y yo siempre diría que al inicio de la guitarra de Angus Young en la canción “Back in black”.

¿Qué le pasa a un grupo cuando su mítico cantante desaparece? Pues existen 3 opciones: 1) el grupo también desaparece, 2) el grupo sigue con otro cantante sin llegar a tener el éxito de antaño o 3) AC/DC: “Back in black”.

La versión oficial es que el 15 de febrero de 1980, tras una noche de copas Bon Scott se quedó dormido en el coche que le llevaba al hotel y nunca más consiguieron despertarlo porque terminó ahogándose de una broncoaspiración por intoxicación etílica. Pero ¿cómo muere alguien tragándose su propio vómito en un coche sin que los demás se enteren?

Los fans piensan que ya se lo encontraron muerto en el hotel y que se había metido de todo para acabar en ese estado, tumbado y ahogado de esa manera, lo cuál lo consagró en leyenda.

La banda lo sustituyó por Brian Johnson y para el 25 de julio ya habían creado ese álbum en su memoria, de color negro la cubierta y con un título que recordaba el duelo y el luto de la banda. Estaba dedicado a él y… ¡menuda maravilla!

“Hell Bells”, “Shoot to trill”, “Back in black”, “You shock me all night long”¡Uff!, mucho donde elegir y muy bueno.

Creo que las ventas del disco estaban aseguradas por el apoyo incondicional de los fans a semejante tragedia y como recuerdo a la voz de la banda, pero se encontraron que los integrantes querían también estar a la altura de las circunstancias, provocando que entre unas cosas y otras sea el segundo disco más vendido de la historia.

Por cierto, mola mucho que una banda como Ac/Dc consiga una cosa así, para demostrar más que nada que su estilo de música no es tan odiado como intentan inculcarnos…



1) MICHAEL JACKSON THRILLER (1982). VENTAS ESTIMADAS ENTRE 51 Y 65 MILLONES

Y de un regreso en negro, pasamos a aclararnos poco a poco…

Las cifras de Thriller son bestiales, pero hay que reconocer que el álbum estuvo en muchas buenas manos y cada una en su terreno, la producción a cargo de Quincy Jones, grandes músicos, muchos son leyendas en sus instrumentos, para cada sonido e invitados de lujo como Paul McCartney para poner su voz en “The girl is mine” o Eddie van Halen con su guitarra para acompañar la melodía de “Beat it”.

También se cuidaron hasta la extenuación el tema de los videoclips, auténticas mini películas que nos entraban a demás de por los oídos por los ojos, a destacar el propio Thriller, una obra maestra en su época. Pero ahí están “Billie Jean” o “Beat it” de muestra.

Y hablando de números, sólo en estados unidos se han vendido 32 millones de copias, y cuando murió el cantante en el 2009, se reabrió de nuevo el boom siendo el 14º álbum más vendido de ese año, 27 años después de su lanzamiento.

Obviamente Michael Jackson ya era una estrella reputada pero este disco le hizo ganar el título de rey del pop.

El marketing, los músicos, los videoclips, la gira, todo fue monstruoso, y el nivel de las canciones más de lo mismo. Fue el disco más comentado de los 80, consiguiendo el record de 8 grammys en 1984.

Todas las crónicas le daban la máxima puntuación y la gente se movió en masa a todo lo que embarcaba semejante locura o todo lo que olía a Michael Jackson o a su Thriller.

En opinión personal no se si merece el número 1, pero si no supiera nada de esto, por su repercusión le hubiera puesto en el top 3 sin problemas, sin ser un fan de la música de Michael, aunque reconozco que Billie Jean es mi canción favorita de su discografía, y el álbum es un puntazo de principio a fin.


No hay comentarios :

Publicar un comentario