▲ Cerrar ▲

01 noviembre 2016

SOBRE HALLOWEEN, EL DÍA DE LOS MUERTOS Y EL DE TODOS LOS SANTOS

Muchos se preguntan por el origen de esta festividad y el porqué se celebra en estos días de forma tan diferente....

Todo empieza con el Papa nº 101 de la Iglesia católica, Gregorio IV, que mantuvo su cargo desde el 5 de Enero del 828 hasta su muerte, 11 de Enero del 844. 

Se sabe que fue romano, no su nombre de pila y que su reinado se recuerda más por las disputas de poder contra el emperador Luis el Piadoso, que retrasó todo lo que pudo su ordenanza papal, que por otras causas, aunque curiosamente pasara a la historia por una de sus decisiones, que es la que recordamos, dar oficialidad a esta festividad a toda la cristiandad...

1) EL DÍA DE TODOS LOS SANTOS (1 de noviembre).

Gregorio IV decidió extender a nivel mundial el día 1 de noviembre como la conmemoración de todos los difuntos que habían pasado por el purgatorio y que iban a proceder a su santificación, de ahí el origen de "El día de todos los santos". 

En teoría ese día se les hacía una misa en señal de respeto y los familiares visitaban el lugar donde estaban enterrados para recordarles y hablar de ellos bien ante el señor, para que este recordase todo lo bueno que habían hecho en vida.

Si bien es cierto que Gregorio IV fue el que extendió y consagró dicha fiesta, sus orígenes son anteriores, cuando la iglesia decidió bendecir a los mártires en los lugares donde habían fallecido, remontándose la tradición a Antioquía en el primer domingo de Pentecostés. Se sabe de esto gracias a un sermón de San Efrén el Sirio del año 373, donde se habla de bendecir a San Juan Bautista y al resto de mártires.

Gregorio III (731-741) recogió esta tradición creando una capilla en la basílica de San Pedro para consagrar a los mártires y fue el primero en elegir el día 1 de Noviembre como fecha de veneración a título eclesiástico y no como día festivo.


2) EL DÍA DE LOS MUERTOS EN CENTROAMÉRICA (2 de noviembre).

Por culpa de la conquista del "Nuevo Mundo" por parte de los españoles y obligando a los nativos a creer en nuestra religión, después de siglos de guerras y despropósitos, hubo una mezcla de culturas en este tema.

Corría ya el siglo XVI y los hispanos habían instaurado sus celebraciones y costumbres en la cultura centroamericana y con ellas obviamente, su celebración del "Día de todos los santos". Curiosamente los aztecas también tenían sus propias costumbres y veneraciones respecto a sus ancestros y terminaron mezclándose y celebrándose ese día.

En su tradición honraban a los muertos durante dos meses: en el mes de Tlaxochimaco (noveno mes de 18), se celebraba la fiesta de Miccailhuitontli (fiesta de los muertitos), que consistía en cortar un árbol (el Xotocl), quitarle la corteza y adornarlo con flores durante veinte días. Durante el décimo mes Hueymiccailhuitl , se celebraba la fiesta de los grandes muertos, en honor a su dios Tonatiuh, donde se hacían procesiones en torno al Xotocl, sacrificios humanos, grandes ingestas de comida, ponían una figura de madera que representaba al dios, bailaban en torno al árbol con vestidos de plumas y cascabeles, y al finalizar el mes, los jóvenes trepaban por el árbol y terminaban por derribarlo y cada familia ponía su altar particular para recordar a sus fallecidos.


A toda esta mezcla de culturas se unió a mitad del Siglo XIX el Xantolo, otra celebración unida a los muertos que se celebraba en la región Huasteca de México. En ella se aprovechaba la celebración de recogida de maíz y diferentes frutos como una forma de respeto y recordatorio con los muertos, ofreciéndoles sus alimentos y recordándoles a través del olor y sabor de los mismos, creyendo que la esencia de su espíritu está presente y durante esa festividad sus cuerpos regresan a la vida.

Su idea de la muerte difiere mucho a la nuestra, pues piensan que hay otra vida posterior a la muerte y por tanto la tradición ha ido derivando en un nexo de unión entre las dos vidas en un sólo día, y en realidad, es eso lo que festejan ese día y no como nosotros, que celebramos la santificación de los que nos faltan a base de respeto y cierta tristeza, siendo una antítesis de ambas culturas a una misma celebración temática y de fechas concretas.

También han adjuntado en México la figura de "La Catrina" a la festividad. La Catrina es una calavera creada en 1910 por el ilustrador José Guadalupe Quesada con el fin de quejarse de la situación del país de manera burlona acompañando diferentes textos críticos. Poco a poco la imagen terminó siendo icónica y formando parte de las fiestas. 


3) HALLOWEEN (noche del 31 de diciembre).

Se que va a defraudar a muchos, pero el origen de esta festividad no es Estadounidense, proviene de la cultura pagana de diferentes pueblos celtas que celebraban el Samhain y que con el paso de los tiempos fundieron su festividad con la del cristianismo.

Así que Halloween es de origen europeo y fue importado por Norteamérica como muchas costumbres inglesas cuando estos decidieron marchar allí en busca de un futuro.

Para conocer cómo surgió todo comencemos analizando la cultura pagana del Samhain, el calendario celta estaba dividido en dos partes: la mitad oscura o "Samonios" (de Octubre a Abril/Mayo) y la mitad clara Giamonios (de Abril/Mayo a Octubre), dividiéndose ambas obviamente por las horas de luz solar.

Durante el equinoccio de Otoño y el solsticio de Invierno, se celebraba el año nuevo con "las tres noches de Samonios" y en esas fechas se celebraba el "Samhain" o fiesta de los muertos.

Posteriormente los romanos conquistaron todos los pueblos celtas convirtiéndolos al catolicismo y se mezcló el Samhain y la celebración del "Día de todos los Santos" celebrándose este la noche anterior a ese día.

Los anglosajones que se habían criado con esta cultura la llevaron a Estados Unidos y Canadá, celebrando el "All Hallow" (todos los santos) en esas fechas.

En 1840 los irlandeses introdujeron nuevos matices a la fiesta, rememorando un periodo de hambruna a modo de la leyenda de "Jack el tacaño". Este personaje es representado en forma de procesión encabezada por un niño llevando un palo con una calabaza tallada con una vela iluminando desde su interior al que le sigue el resto de personas, disfrazadas con lo que tenían por casa, sin tener que ser algo terrorífico, o simplemente tapándose la cabeza.

Click en la imagen para verla en grande

Y ahora viene lo mejor... ¿cómo hemos llegado de una procesión con la calabaza a lo que es halloween hoy en día?, pues gracias a películas y series de miedo de los 70-80.

La más representativa es la película de nombre homónimo de 1978, dirigida por John Carpenter. La publicidad y el hecho de poder ganar dinero, propicio a que las empresas, explotaran un marketing en torno a disfraces de monstruos, o el eficiente "truco o trato" para que los productos dulces se vendieran de forma masiva para festejar la festividad.

En realidad, el "trick or treat" proviene de la fiesta anglosajona del "día de Guy Fawkes", este individuo junto con otros intentaron atentar contra el rey protestante James I durante los siglos XV y XVI. Al ser detenido, intentó salvar su muerte delatando a sus compañeros y desvelando todo el plan, pero de nada le sirvió y fue ejecutado junto con el resto que había delatado. Con el paso del tiempo varios luteranos protestantes, de manera divertida, se disfrazaban haciéndose pasar por el alma de Guy y llamando a las puertas de sus vecinos y pidiendo cerveza a cambio de no ser molestados.
Pues bien, cogieron la vieja tradición y la unieron de paso a todo lo demás, haciendo mas inverosimil la fiesta.



La cosa se ha ido yendo de madre desde entonces y los Europeos hemos re-importado una tradición nuestra que ha variado por culpa del cine de terror y el marketing, desviándonos seriamente de nuestra tradición de honrar a los Santos.

Cada cual es libre de celebrar estas fiesta como le plazca, pero yo, que no peco precisamente de religioso, prefiero ceñirme en recordar a quienes me faltas, siquiera un poco más que el resto de días del año.

No piso el cementerio, pues para mí es un lugar sagrado, no por la religión, sino porque allí se encuentran todos nuestros ancestros, los cuáles despido cuando los pierdo. Seguramente en el futuro, esperemos que muy lejano, deba cambiar la costumbre y hacer lo que hace todo el mundo, hasta entonces, sólo pienso en quienes me faltan e intento aglutinar todos los bonitos recuerdos y enseñanzas que hicieron en parte ser la persona que soy hoy en día.

No hay comentarios :

Publicar un comentario